domingo, 22 de junio de 2008

Nietzsche en Weimar

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Imágen terrorífica, movimiento post morten, marioneta caída, mostacho decadente, complacencia del filósofo pulgón en busca del inextinguible anhelo de saber...visionar, controlar, rigor mortis de la sabiduría occidental en formato digital, you tube y yo tuve... un colega en la facultad del que guardo gratos recuerdos y me alegro que siga dando cornazos a la filosofía incluso con éxito. Besos Pablo.
Paloma

Pablo Lópiz Cantó dijo...

Sorpresa, cargada de alegría. Saber de ti. Muy poco, apenas nada, lo esencial, que estás. Un beso Paloma.

paloma dijo...

Pepe y yo coincidimos en el trinumal de oposicion y me contó de Jero, de Fernando y de tí, quien lo iba a decir, profesores de filosofía, habrá que ver las ordas de alumnos que salen. Después de 10 años de vida salvaje en el monte me he vuelto pa Sevilla por variopintos motivos y empiezo a acercarme de nuevo a la filosofía después de haberla aborrecido como a una mala mujer. La verdad que disfrutando del reencuentro aunque sea mediatizada por la alienante disciplina de las oposiciones. Tengo un rebelde niño de 7 años, que también se llama Pablo y un montón de cosas para reencontrar y para destruir. Así está el panorama.
No te cuento mucho más porque escribir aquí se parece un poco a hablar en un patio de vecinos, asi que te escribo mi email: ekomontalbo@yahoo.es.
Escríbeme allí si te apetece y si vienes a Sevilla alguna vez me encantaría verte y tomar una birra.

Pablo Lópiz Cantó

Para una filosofía de la inmanencia