sábado, 13 de febrero de 2010

Postura imposible

Es en La imagen-tiempo donde G. Deleuze aborda la problemática de la postura imposible, que es lo mismo que decir la cuestión del devenir, solo que de otro modo. Es bonito hablar del devenir, siempre y cuando no te toque a ti y así puedas olvidar la cuestión de la postura imposible que necesariamente lo acompaña. Ahí la cosa se vuelve, digamos, más incómoda, como estar sentado en una silla demasiado alta de la que cuelgan las piernas. El devenir remite a la situación del cuerpo tomado entre dos conjuntos, a la situación de un cuerpo que se encuentra simultáneamente entre dos agrupamientos que mutuamente se excluyen. Se trata de un espacio de no-elección, que es casi lo mismo que un no-lugar, un limbo o una zona de tránsito en la que el cuerpo se encuentra encerrado. Deleuze habla de ese personaje-cuerpo atrapado entre dos agenciamientos, entre dos mujeres o entre dos hombres o entre un hombre y una mujer, pero sobre todo entre dos modos de vida, entre dos conjuntos que exigen actitudes diferentes; y nos dice que siempre hay un polo que prevalece. Aunque entre ambos se establezca temporalmente una dinámica de sobrepuja, siempre, al final, uno de los dos conjuntos remite al personaje, en vez de hacia sí, hacia el otro polo. En todo caso, nunca es el personaje el que elige, constituido como está en el espacio de la no-elección.

La cuestión no es que el personaje esté o sea indeciso. No se trata de un problema psicológico. Es más sencillo, aunque más difícil de visibilizar. Resulta que los dos agrupamientos son diferentes y, por ello, el cuerpo dentro del personaje no tiene forma de elegir. Como dice Deleuze, se encuentra en una postura imposible. La preferencia del sujeto no sirve para nada, porque el cuerpo habita precisamente una zona de indiscernibilidad. Dependiendo del acoplamiento al que se lo refiera aparece de un modo u otro, como madre o como ramera, por ejemplo. Pero eso da igual, porque la verdadera cuestión es bien diferente. La cosa es que se está entre-dos. Lo propio de la situación es su indecidibilidad, su marca de paso. El cuerpo aparece apegado a un campo en el que los conjuntos inconexos interfieren y se superponen, incluso mimetizan sus perspectivas y se confunden sin dejar por ello de permanecer incompatibles y coexistentes. Aquí no hay camino, ni meta, ni obstáculos. Sólo agrupamientos magnéticos, parcelas imantadas y relaciones de transferencia molecular. La fluctuación en que se inscribe el cuerpo descubre no una indecisión del espíritu, sino un impensado material, una física de la no-elección, un gesto imposible, la contralógica de las conexiones por incompatibilidad.

5 comentarios:

Javier Trettel Buteler dijo...

En este momento mi pugna se desata entre dormir o recargar la resaca. En ambos casos, el devenir me tiene de enemigo.
Abrazo.Muy buen espacio Pablo.

Eric Barcelona Escabosa y José Antonio Bielsa Arbiol dijo...

Interesante reflexión.

El problema "Imagen-Tiempo", independientemente de la lectura de Deleuze, que va por las sendas más trilladas del pensamiento oculto, remite en mucho al expuesto por Jankelevitch en su opúsculo mayor 'La muerte', libro que si no has leído, Pablo, te recomiendo encarecidamente, aunque no plantee una ontología constructivista, sino una paráfrasis de todas las metafísicas previas al pensamiento científico.

Aunque el interés de los planteamientos de Deleuze queden en poco después del 11-S, sería interesante volver a releer sus obras marginales (artículos de 'Dos regímenes de locos', estudio sobre Sacher-Masoch, etc.) para discernir el problema del devenir desde una perspectiva cosmogónica.

Saludos,
José Antonio Bielsa

Anónimo dijo...

Decantación..Física, ¿Y qué más da? Es horrible discernir entre todo o nada. Entre apostar a la más alta y Ordago...a la chica. Dale.

X dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Iván Domingo dijo...

Una pregunta, para comentar, en plan «pedagogistero»:
¿lo que se trata aquí: es «lo trágico»?

Pablo Lópiz Cantó

Para una filosofía de la inmanencia