viernes, 6 de febrero de 2009

Artes de la cámara interior

Fang-chung shu. Nombre conjunto de las diversas técnicas sexua- les taoístas que llevan a la realización del Tao y al logro de la inmortalidad (ch'ang-sheng pu-szu). Tales técnicas tienen por objeto nutrir y vigorizar la simiente o esencia (ching)... Los métodos más importantes para vigorizar el ching consisten en evitar la eyaculación y "hacer retroceder el ching" para fortalecer el cerebro (huang-ching pu-nao)... Ya desde las escuelas taoístas tempranas se registran prácticas sexuales colectivas. Los adherentes al "Taoísmo de las cinco fanegas de arroz" (Wu-tou-mi tao) y de la "Vía de la Gran Paz" (T'ai-p'ing tao) practicaban la "unificación del hálito". Los diversos fang-chung shu se conocen desde la dinastía Han y se practicaron en forma privada y pública hasta el siglo VII... Las indicaciones sobre prácticas sexuales fueron mantenidas en secreto, y redactadas en un lenguaje sólo inteligible para los iniciados, que se vale en parte de la terminología de la "alquimia externa" (Wai-tan).

Wu-tou-mi tao. Taoísmo de las cinco fanegas de arroz. Escuela del taoísmo temprano (Tao-chiao), que fue fundada entre 126 y 144 d.C... Tenían especial importancia las confesiones públicas, en las que los creyentes declaraban sus faltas a los Tres Señores (San-Kuan): el del Cielo, el de la Tierra y el del Agua. A ello sea añadía el ayuno ritual (chai), el uso de talismanes (fu-lu), festividades orgiásticas (ho-ch'i) y ceremonias por los difuntos... La masa de creyentes se denominaba "los demonios-soldados"... Durante las dinastías T'ang y Sung se produjo una fusión del Wu-tou-mi tao con otras corrientes taoístas, como la Escuela de la Joya Mágica (Ling-pao p'ai).
Estractos del Diccionario de la sabiduría oriental.

2 comentarios:

Drywater dijo...

Entonces, ¿el sexo grupal llevaba a la inmortalidad en el taoísmo?

Pablo Lópiz Cantó dijo...

Creo que lo interesante no es la teoría, descalabrada, como casi siempre ocurre, e instalada en la tradición. Fascina, rompedora, la práctica. Y, a partir de ella, la construcción de comunidad. Respecto a ambas el discurso sirve sólo como apoyo, como mera justificación o mecanismo de integración en lo social o de cohesión de grupo.

Pablo Lópiz Cantó

Para una filosofía de la inmanencia