sábado, 28 de febrero de 2009

Piratas del cartón

La Responsable de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid, Ana Botella, se ha decidio por una opción bien conocida de gestión de residuos: "Se trata --dice-- de defender los derechos de la mayoría, que paga mucho para tener una ciudad limpia y segura". Propone, siguiendo una línea pólítica ya implementada en la Europa de los años cuarenta por el régimen alemán, peseguir todo residuo humano, a los que ahora ella llama "piratas del cartón". "Yo me niego --asegura-- a vivir en una ciudad y en una sociedad en la que tenga que aceptar que hay personas que van a rebuscar en la basura para comer".

Pienso en los niños de la calle de las grandes urbes sudamericanas, quienes, asediados por los escuadrones de la muerte, se transformasen hace unos años en niños de alcantarilla. Siento un escalfrío y el estómago se me pinza. Porque sé que, frente a propuestas estatales de gestión que es persecución del residuo humano, no hay otra alternativa, ética cuanto política, que la que no tendrá lugar, que la organización en guerrilla del lumpen, que la construcción de alianzas y antagonismo, que una lucha desaforada.
Citas extraídas de Público, 28 de febrero de 2008.

2 comentarios:

Drywater dijo...

Si en cada gran ciudad se ocuparan naves industriales con varios miles de camas y unas duchas más un rancho sencillo nadie moriría de hambre o frío. Desde luego no sería la solución a la pobreza pero sí a la extrema pobreza. Sería relativamente barato, mínimamente humanitario y bastante más higiénico. Pero sólo interesa el que tiene perras.

Pablo Lópiz Cantó dijo...

Si a esas naves industriales les sumasemos unos guardas uniformados y horno crematorio, tendríamos Auschwitz. Estimado Drywater, no creo que la solución pase por esperar (ni desear siquiera) la asistencia. Pasa por la reapropiación y el combate.

Pablo Lópiz Cantó

Para una filosofía de la inmanencia